Humanizando la Colaboración Remota

Tuve el enorme placer de entrevistar a Thomas Wallet, un viejo amigo a quien reencontré virtualmente en esta entrevista después de muchos años.


Thomas trabaja en Kleer y desde ahi viene apoyando a diversas empresas de Argentina y otros países de la region a caminar el camino del Agilismo. Thomas es francés pero hace varios años que vive en Argentina desde donde ha venido impulsando varias comunidades Agiles.

Thomas había trabajado ya en forma remota por muchos años antes de que comience el confinamiento originado por la pandemia, y esa forma de trabajo le permitió experimentar con varias ideas que ahora cobran más vigencia. Thomas puntualizó que un efecto -no necesariamente malo- de la pandemia fue que las personas, las empresas y las comunidades tuvieron que adecuarse rápidamente a colaborar remotamente.

De acuerdo con Thomas, casi nadie estaba preparado para la colaboración remota y tuvo que ocurrir un aprendizaje en tiempo record. Thomas ve en esta nueva dinámica una oportunidad para algo que él llama de “potenciar la colaboración distribuida”, que básicamente implica lograr resultados en equipo trabajando de forma remota.

Thomas reconoce que para todos es difícil separar la vida personal de la profesional, ya que ambas tienden a mezclarse con las personas trabajando desde sus casas. Para Thomas es importante aceptar que esta mezcla existe, y hay que aceptar que quizás habrán interrupciones, o miembros de la familia apareciendo en cámara. En lugar de tratar de crear un ambiente aislado de interrupciones y que luzca muy profesional desde casa, Thomas recomienda aceptar esa situación porque al final es parte de ser humano.

Thomas aconseja que cada persona acuerde con su familia cuál será su horario de trabajo. El segundo consejo que él ofrece tiene que ver con mantener una rutina. El tercer consejo de Thomas es mantener un ritmo sostenible de trabajo incorporando actividades de descanso. Para Thomas tomar una pausa integrada al trabajo es vital, es decir, después de cada hora u hora y media tomar un descanso corto. Desde las empresas esta pausa debería ser algo que se impulse, dijo Thomas.

Un otro factor importante para Thomas es distribuir el tiempo entre trabajo asíncrono y reuniones, según él es primordial pensar que no todo necesita ser sincrónico y mucho se puede avanzar de manera asíncrona. Thomas también comentó que la dinámica de trabajo no puede basarse más en asignación de horas y seguimiento para verificar que esas horas se cumplieron. Ahora más que antes, los lideres Agiles deben trazar objetivos claros y luego dejar que la gente trabaje sola, dijo Thomas.

Thomas piensa que esta forma de collaboración remota tendrá repercusiones aun después que pase la pandemia, ya que las empresas y la gente acabaran encontrando formas de trabajo eficientes que querrán conservar a futuro. Thomas considera que la pandemia aceleró la toma de conciencia en muchas empresas que acabaron posibilitando alguna forma de colaboración remota.

Thomas observó que varios clientes suyos tuvieron un bajón de productividad al inicio del confinamiento, pero por otro lado esta situación también acabó acelerando cambios. Para cerrar Thomas recalcó lo importante de humanizar la conexión con la gente de manera remota, ya que es la humanización la que hará que la gente pueda seguir avanzando unida.


Sobre el Autor: Juan Banda

Juan se especializa en entrenar, mentorear y hacer coaching de equipos Agiles para que en corto tiempo puedan alcanzar resultados asombrosos. Juan es también un agente de cambio que ayuda a que empresas completas vuelquen sus prácticas hacia formas más humanas de trabajo. Juan es un Certified Scrum Trainer (CST) y LeSS Friendly Scrum Trainer. Su formación universitaria incluye un grado de Magister en Administración de Sistemas de Información conferido por The University of Illinois at Chicago.